The University will be open on Wednesday, Jan. 28, and scheduled classes and events are expected to resume. More information is available here. ×

En Español

Sobre Wesleyan

Wesleyan, fundada en 1831, se ubica en Middletown, Connecticut, a medio camino entre Nueva York y Boston en una las zonas más encantadoras y tradicionales de los Estados Unidos: Nueva Inglaterra. Wesleyan es una institución privada que no tiene afiliación religiosa y cuya misión académica se centra en las ciencias y artes liberales. Los 2.700 alumnos pregraduados que asisten a la universidad están conformados en igual proporción por hombres y mujeres. De éstos, un 28% son norteamericanos de diversos orígenes: hispanos, asiáticos y afroamericanos. Unos 190 estudiantes son del extranjero.

Wesleyan tiene programas de maestría y doctorado para estudiantes graduados, mayormente en las ciencias naturales, matemáticas y música. Cada año la universidad otorga títulos a unos 200 estudiantes.

La universidad cuenta con 44 departamentos y programas académicos. De éstos, el estudiante elige como carrera principal o “major” el que más le interese o guste. Mediante los cursos que tome en la carrera (entre 8 y 12 por lo general), profundiza en un campo determinado y aprende métodos de investigación y el pensamiento crítico actual. A través de los otros cursos que elija (20 aproximadamente), va expandiendo y enriqueciendo la base de su conocimiento. Es de notar que en todas los cursos que se ofrecen en la universidad, 900 en total, se anima al estudiante a pensar de manera interdisciplinaria y desde una perspectiva internacional.

El título de Wesleyan abre muchas puertas. Se acepta a gran parte de los que se gradúan en las mejores escuelas profesionales del país, sean de ingeniería, negocios, leyes, humanidades, medicina, educación, ciencia política, relaciones internacionales, servicios sociales o artes.

¿Qué recursos están al alcance de un estudiante en Wesleyan? El ambiente de la universidad es libre y solidario, con oficinas dedicadas exclusivamente a apoyarlo en los estudios y cuestiones de diversidad. Se tiene lo mejor de lo que ofrece una universidad grande y una universidad pequeña. Pues los recursos y oportunidades son de la calidad de las universidades con programas de maestría y doctorado pero la labor académica y la experiencia de ser estudiante se realizan en un espacio íntimo y pequeño. La proporción estudiante-docente es de 9 a 1 respectivamente, lo cual permite a los profesores dedicarse a cada alumno. La totalidad de los 300 docentes-investigadores cree que la enseñanza y la investigación se refuerzan mutuamente. El programa de estudios de la Universidad es extraordinariamente flexible, y los estudiantes trabajan de cerca con un consejero a la hora de seleccionar los cursos.